Seleccionar página
Desde sus orígenes, DS destila un aire rebelde, ya que no se rige por ningún canon o patrón, e idea sus diseños de forma tan atractiva como única. Me atrevería a decir que es una de las contadas marcas que posee una pizca de eso que llaman personalidad, y cada vez están más cerca de afianzar mi opinión, pues su último lanzamiento tiene todas las papeletas para conseguirlo.

APARIENCIA EXTERIOR

El SUV que hoy capta mi atención mide tan solo 4,12m de longitud, siendo el más pequeño de su segmento. Por suerte, este dato es inversamente proporcional a su solidez visual, ya que su hechizante estampa contrarresta la fuerza de los números. De frente, destaca la calandra cromada, acotada por unos originales pilotos matrix led, desde los que en sentido gravitatorio parece deslizar la fina tira de led diurna. En el centro superior de la ya mencionada parrilla nace una línea que más tarde sustenta los espejos retrovisores. De su costado aprecio varios elementos que aportan distinción al vehículo. Las manillas retráctiles, sus llantas de hasta 18 pulgadas, y la denominada aleta de tiburón, de cuya descripción prescindiré dada la evidencia gráfica del término. Otra marca personal del Crossback serán sus distintivos pilotos traseros en posición horizontal, a continuación de la barra cromada que los une. Perpendicular a ella, se encuentran unas prominentes branquias laterales, bajo las que descansan las salidas de escape circulares que concluyen con un aspecto de lo más transgresor.

DISEÑO INTERIOR

El puesto de conducción va de la mano con el resto del vehículo. Su practicidad es correcta, ya que cuenta con 5 plazas y 350L de maletero. Es aquí donde resalta la filosofía vanguardista de DS, con el abundante uso de cuero pespunteado en forma de rombo, y aluminio para rematar un habitáculo poderosamente futurista y tecnológico. El tacómetro digital, el head up display, la enorme pantalla central, o los diales táctiles, son argumentos suficientes para defender esta tesis.

MOTORIZACIONES 

Desde Francia apuestan por la diversidad de clientela, y nos lo demuestran con su amplia oferta de propulsores. Las más conservadoras, serán sus versiones gasolina de 100, 130, y 155cv, y diésel de 100 y 130cv, cuyas opciones de más alta caballería se asocian a cambios automáticos. Pero lo que de verdad puede transformarlo en el buque insignia de la casa, es su tercera alternativa, un motor eléctrico enchufable que rendirá una potencia equivalente a 136cv. Tras echar un vistazo a los números, es observable que la orientación del vehículo hará que prime el confort frente a las prestaciones, aún sin descuidar la entrega de potencia en ningún momento.

PRECIO

Al configurar cualquiera de sus rivales apreciamos que el coste de este exclusivo urbanita campero es acorde con el producto que se oferta, partiendo de 26.700€. Con un precio similar, todo lo demás es lo que determina una elección, por lo que nos lo han puesto fácil. Sin duda, si dejamos de lado la cartera y hemos de guiarnos por las emociones, decantarnos por el DS3 Sportback será un juego de niños.