Seleccionar página

Tradicionalmente, el Serie 3 ha sido una berlina premium que se ha caracterizado por su deportividad, encarnada por motores de alto cubicaje. Hoy en día, el mercado es el que manda, y la presión mediática y gubernamental obliga a los grandes fabricantes a adaptar su filosofía a las leyes venideras. Los de Múnich, se resisten a renunciar a sus principios básicos, y su berlina por excelencia cuenta con ayuda eléctrica, pero en vez de usarla para reducir consumos (objetivo que también aborda con soltura), sirve para aumentar las prestaciones de su motor, manteniendo la esencia de la casa.

C6937983-EDB9-47C2-BCF3-388977A6D2A1

APARIENCIA EXTERIOR

La impresión que causa en primera persona es impactante. El frontal está dominado por líneas rectas, que le dan un aspecto de lo más dinámico. Su doble parrilla está por primera vez totalmente conectada a los grupos ópticos, formando parte de una única pieza visual. Desde el faldón delantero emerge la línea de cintura que se disuelve en el spoiler trasero, justo por encima de los pilotos led diurnos, cuya horizontalidad recuerda al Z4, y por consiguiente trae a nuestro cerebro la adrenalina que genera conducirlo.

76C2D1BE-B8F0-45E6-871E-090D1AF9231D

DISEÑO INTERIOR

Al igual que el exterior, la cabina ha sido completamente rediseñada para adaptarse a los gustos de su clientela más exigente. Cobra protagonismo la pantalla central del salpicadero. El tacómetro, como no, se sustituye por otra gran pantalla configurable estéticamente con multitud de opciones. La iluminación ambiental y el cuero pespunteado en el color de la carrocería dotan al 330e de un estilo singular. Por si fuera poco, cuenta con la última tecnología en sistemas de info entretenimiento, y sus acabados mejoran exponencialmente, con materiales de primera y unas opciones de personalización que nos harán gozar de la conducción con los cinco sentidos. 

DABD2DB9-1004-4FA9-804A-4904675CD581

MÉTODO DE PROPULSIÓN 

Con el fin de conservar su naturaleza, el Serie 3 está empujado por dos sistemas de propulsión. El principal, es un gasolina tetracilíndrico 2.0 turboalimentado que genera 184cv. Pero la novedad reside en un segundo motor eléctrico enchufable que le proporciona una potencia adicional equivalente a 68cv. Su batería resta algunos litros al maletero, pero será una carencia de la que nos olvidaremos cuando sintamos su formidable tacto al volante. Al funcionar de forma conjunta, ambos motores rinden nada menos que 252cv, capacitando al vehículo para llegar de 0 a 100km/h en tan solo 6s y alcanzar 230km/h de velocidad punta. Además, posee lo que BMW denomina XtraBoost, una repuesta de 41cv eléctricos extra en momentos de mayor demanda, con el modo sport activado. En cuanto a la versatilidad de sus motores, debo mencionar que puede circular en modo eléctrico con 60km de autonomía, o en modo híbrido, en el que nos sacará más de una sonrisa con su excelente respuesta.

Por el momento, desconocemos uno de los datos más relevantes para poder saber si BMW ha hecho un buen trabajo. Su precio. Únicamente tenemos acceso al coste del más bajo de gama, que será de 43.700€. Probablemente, al híbrido enchufable habrá que sumarle unos cuantos miles de euros más, pero tengo la certeza de que el esperado coeficiente calidad/precio nos sorprenderá del mismo modo que lo harán sus prestaciones cada día que nos pongamos a sus mandos.